En este artículo, te explicaremos los diferentes tipos de soldadura de plata que existen para hacerlo de forma artesanal con soplete y cómo se utilizan. La soldadura de plata sirve, además de para la plata, para hacer uniones en otros metales como el latón o el cobre.

¿Qué es la soldadura?

El proceso de soldar implica la unión permanente de dos o más piezas de metal mediante la aplicación de calor y el uso de un material de relleno llamado soldadura. La unión se logra cuando la soldadura se derrite y se fusiona con los metales base, creando una conexión sólida y resistente. Esta técnica es fundamental para la creación de piezas complejas y detalladas, permitiendo a los joyeros dar forma a sus diseños con precisión.

En el caso de la plata, la soldadura se compone del propio metal y otro metal con un punto de fusión más bajo. Esto nos permite unir el metal sin fundirlo, ya que el punto de fusión del metal que estamos trabajando será más alto.

Usos y aplicaciones de la soldadura:

La soldadura en joyería se aplica en una amplia variedad de situaciones y escenarios creativos, incluyendo:

  • a) Unión de anillos: la soldadura se utiliza para unir los extremos de un anillo y cerrar el círculo, asegurando un ajuste perfecto.
  • b) Añadir detalles: con la soldadura, los joyeros podemos añadir detalles decorativos o engastes de piedras preciosas a las piezas.
  • c) Reparaciones: es fundamental para reparar piezas de joyería dañadas o rotas, permitiendo que vuelvan a lucir como nuevas.
  • d) Creación de joyas complejas: es esencial en la creación de piezas complejas que requieren la unión de múltiples componentes.
  • e) Construcción de engastes: la soldadura se utiliza para crear engastes de forma artesanal y bases para piedras preciosas, asegurando que queden firmemente sujetas en la joya.
  • f) Modificaciones y personalización: la soldadura permite realizar modificaciones y personalizar piezas de joyería para adaptarlas a las preferencias del cliente.

Tipos de soldadura en joyería

Según el formato:

  • Soldadura en pasta: se trata de una mezcla de fundente y polvo para soldar y se presenta en una jeringa para facilitar su aplicación. Resulta muy preciso sobre todo a la hora de soldar pequeñas uniones como los espigos de los pendientes, por ejemplo, ya que resulta sencillo no pasarse de cantidad y también para aplicar en las zonas más difíciles para soldar.
  • Soldadura en varilla o en lámina: deberás cortarla en pequeños trozos llamados pallones que se colocarán en la zona a soldar junto con el fundente o bórax.

Según la dureza:

  • Muy floja/blanda: 610ºC – 650ºC
  • Floja, débil o blanda: punto de fusión 660ºC – 710ºC
  • Media: punto de fusión 720ºC – 750ºC
  • Fuerte o dura: punto de fusión 770ºC – 800ºC

¿De qué se compone la soldadura para joyería?

La soldadura de plata se compone principalmente de plata, cobre y zinc, aunque en algunos casos también llevan otros metales como el cadmio o el estaño. Según el punto de fusión de cada una se utilizarán estos metales en distintas proporciones para conseguir el resultado deseado.

¿Cómo sé qué dureza tengo que aplicar?

Como la mayoría de cosas, la dureza de la soldadura que utilices te la pedirá el propio flujo de trabajo. En un mundo ideal es recomendable empezar con soldadura fuerte e ir utilizando las de menor dureza a medida que seguimos soldando. Y esto, ¿por qué? Muy simple, si utilizamos la misma dureza, al aplicar calor con el soplete sobre una pieza en la que anteriormente hemos soldado algo, ésta volverá a alcanzar el punto de fusión y, según el diseño que tenga la joya, se puede desoldar. Por lo que si utilizamos primero la fuerte, a continuación la media y al final la más débil, evitaremos muchas veces estos inconvenientes.

¿Qué pasa si no tengo tanta variedad de soldadura? No te preocupes, ya que sobre todo al principio es muy probable que tengas que hacer malabares con tu economía e intentarás economizar lo máximo posible la puesta en marcha de tu taller de joyería. En este caso y según mi experiencia:

  • Pon atención a la llama del soplete, trabaja con mucha paciencia y cuidado de la dirección de la llama.
  • Hay situaciones y piezas en las que es imposible no aplicar calor a las soldaduras anteriores, por lo que en este caso te recomiendo una pasta termoaislante que es bastante económica y dura mucho tiempo. A continuación te muestro la que yo utilizo, que sirve para aislar soldaduras hechas o bien piedras. En el caso de utilizar esta pasta para aislar piedras, corres el riesgo de que estallen o se partan, por lo que lo aconsejo solamente con piedras de poco valor o circonitas y dejar enfriar la pieza por sí sola, ya que si la sumergimos en agua fría, el choque térmico hará que se rompan seguro.

Technoflux Pasta aislante de calor, 120 ml.

  • Existe otro tipo de aislante térmico que es la arena refractaria, en la que solamente tenemos que introducir la parte que queremos proteger de la llama del soplete. En este caso necesitamos una bandeja de acero inoxidable o crisol refractario para verter esta arena.

Para concluir, el tema de la soldadura tiene, como cualquier otra habilidad, una curva de aprendizaje, pero es algo muy necesario si quieres crear piezas con una mayor libertad creativa. Es algo que irás perfeccionando con el paso del tiempo y sobre todo, con la práctica constante.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Publicaciones Similares